| 07 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Bernardo Silva celebra un gol del Manchester City.
Bernardo Silva celebra un gol del Manchester City.

Bernardo Silva espera con ganas a que el Barça llame a su puerta

El jugador portugués del Manchester City sabe que está en la agenda del club catalán y está dispuesto a esperar. Laporta se plantea hacer un último esfuerzo para cerrar la plantilla con él.

| Redacción Deportes Deportes

El hambre de fichajes del Fútbol Club Barcelona no cesa. Tras la llegada de Christensen, Kessié, Raphinha, Lewandowski y Koundé, Joan Laporta se plantea colocar la guinda a un pastel que empieza a molestar a varios clubes grandes del continente europeo. En principio, el Barça lo iba a tener muy difícil para poder fichar por culpa de sus problemas económicos, pero las palancas de Laporta han servido para poder plantear incluso un último fichaje bomba, en el Barça creen que fichar a Bernardo Silva es posible. El jugador portugués del Manchester City lo sabe y ha decidido esperar para decidir sobre su futuro, ya que la opción real de poder jugar en el Barcelona le ha encandilado. Bernardo espera y Laporta ultima flecos para poder empezar a negociar con el club inglés.

 

"Bernardo es un muy buen jugador. Tengo que respetar que sea del Manchester City. Tenemos algunos amigos allí, como Pep Guardiola, Txiki Begiristain o Al Mubarak. Hay mucha gente que conozco”, explicaba recientemente el presidente azulgrana. A Bernardo Silva ya le han comunicado que su fichaje por el Barça sería posible siempre y cuando el club catalán consiga traspasar a jugadores como De Jong o Memphis. Antes de la llegada de Bernardo Silva, el Barça debe liberar masa salarial. Las cuentas le saldrían a Laporta siempre y cuando agilice la operación salida, puesto que ya es consciente de que el fichaje del portugués a modo de guinda significaría un esfuerzo económico superlativo. El Barça ya está trabajando para poder ejecutar ese hipotético traspaso que se iría hasta los 80 millones de euros.