| 18 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Manuela Carmena e Íñigo Errejón en 2019
Manuela Carmena e Íñigo Errejón en 2019

Carmena "provoca" la primera gran crisis en Más Madrid para desazón de Errejón

La batalla de la izquierda madrileña suma un nuevo actor con "Recupera Madrid" y revela la feroz lucha interna entre quienes dicen ser los herederos reales de la alcaldesa.

| Yolanda Lorenzo España

 

Manuela Carmena ni está ni se la espera, pero su sombra sobre Más Madrid es muy alargada. Tanto como para haber provocado, sin hacer nada directamente, la primera gran crisis del partido que la entonces alcaldesa fundó con Íñigo Errejón para desafiar al líder que les promocionó a los dos, Pablo Iglesias, y a la formación que de un modo u otro les dio amparo durante años, Podemos.

Y es que el carmenismo "pata negra", representado por los cuatro concejales originales de Más Madrid más próximos a la regidora madrileña, ha culminado la ruptura con la matriz para rematar la creación de un nuevo partido que aspira, según reconocen a ESdiario en su entorno, pujar con marca propia en las próximas Elecciones Municipales.

Marta Higueras, Luis Cueto, José Manuel Calvo y Felipe Llamas fueron el núcleo duro de Carmena y ahora conforman el Grupo Mixto en el Ayuntamiento de Madrid, pero su pulso con Más Madrid viene de lejos: en concreto desde que la propia Carmena rompió con Íñigo Errejón, dejó la política al perder la alcaldía y no logró que su legado se pusiera al frente del nuevo partido.

La escisión viene de lejos

La escisión de Más Madrid no hubiera venido si los planes de Errejón no hubiesen sido los que fueron: reivindicar el carmenismo en público, para arrastrar sus votos, pero anularlo internamente con la marginación de sus principales herederos y la promoción de sus propios protegidos. Rita Maestre en el Ayuntamiento de Madrid; Mónica García en la Comunidad e Inés Sabanés en el Congreso.

 

Ahora, todos ellos se presentan como depositarios del legado de Carmena, que públicamente o muestra sus preferencias, pero es evidente que se siente más cercana a los cuatro concejales que, tras dar el paso de salirse del manto de Errejón, han recibido acusaciones de "tránsfugas" e incluso de repetir un "tamayazo" de las principales voces de Más Madrid.

Sabanés, que fuera incluso candidata de IU a la presidencia de la Comunidad de Madrid, ha sido la más dura con ellos: "No esperaba ver un nuevo Tamayazo. Esperaba, y aún espero, una rectificación. Nunca imaginé que sacrificarían la salud, el legado de Carmena y las luchas de Madrid Central votando una ordenanza al dictado de Almeida a cambio de un grupo mixto".

Recupera Madrid es el carmenismo real, pero Errejón intenta presentarle como un aliado comprado por el PP

Y Mónica García, la principal estrella de Más Madrid tras superar al PSOE y lograr la jefatura de la oposición al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, también ha sido rotunda: "Es bastante triste ver cómo cuatro personas han vendido la salud de las madrileñas y madrileños por cuatro sillones. Desde Más Madrid tenemos claro por y para quién trabajamos: las vecinas y vecinos de nuestra región".

Irán a las Elecciones

La idea común es clara: presentar la salida de los cuatro ediles como un intercambio de favores con el PP: Recupera Madrid lograría grupo propio en el Ayuntamiento y, en compensación, José Luis Martínez Almeida sacaría adelante su controvertida reforma de Madrid Central, el amplio espacio de la capital libre de coches o de acceso muy restringido.

Pero la realidad es bien distinta: Recupera Madrid nació prácticamente al día siguiente de las últimas Elecciones Municipales, celebradas en 2019; y se salió ya desde entonces de la órbita de Errejón para dar a conocer su adiós definitivo ya el pasado mes de marzo. La creación del Grupo Mixto solo es la consecuencia de aquella decisión, por mucho que ahora Errejón haya dado órdenes de presentar a sus antiguos compañeros como unos "vendidos".