| 09 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Sánchez promete controlar el precio de los test pero no dice cuándo ni cómo

Tras el caos generado en las farmacias por la falta de pruebas y el alza de los precios, ahora, cuando ya han pasado las reuniones familiares el Gobierno ha decidido hacer "algo".

| Andrea Jiménez España

A mediados del mes de diciembre, previo a las celebraciones navideñas, las farmacias registraron avalanchas de clientes en busca de test de antígenos para diagnosticar el covid. Para muchos ciudadanos fue misión imposible. Ahora, un mes después y cuando ya han finalizado las reuniones familiares y los españoles han gastado su dinero en unas pruebas que han vivido una burbuja similar a las de las mascarillas, Pedro Sánchez ha asegurado que va tomar "alguna medida". No ha dicho ni qué ni cuándo, solo algo.

Durante una entrevista en la Cadena Ser, el presidente del Gobierno ha respondido afirmativamente cuando le han preguntado si tiene previsto controlar los precios de los test de antígenos. Así, ha señalado que su equipo se va a "meter con el control de los precios" y que van a hacer algo para regularlos.

Sánchez ha explicado que "el debate que teníamos antes o durante estas Navidades ha sido, sobre todo, sobre la oferta de estos test; hubo un aumento exponencial de demanda pero no de oferta. Este tema ya está resuelto; ahora nos meteremos con el control del precio del test de antígenos", ha zanjado.

Y es que, a día de hoy los ciudadanos se han visto abocados a recurrir a los test para diagnosticar la enfermedad, pero ni están financiados por la Seguridad Social ni tienen un control de su coste, pese a que son, a día de hoy una herramienta fundamental para evitar la transmisión del virus, e incluso ya son válidos para solicitar una baja laboral. Pero el Gobierno ha tardado, de nuevo, más de un mes en anunciar que hará algo. 

Comprará 344.000 dosis de antivirales de Pfizer

Así, el Ejecutivo vuelve a llegar tarde  la hora de tomar medidas, igual que ha pasado con otro anuncio que ha hecho esta misma mañana el presidente, el de la adquisición en enero de 344.000 dosis de antivirales a Pfizer.

La oposición ya había criticado la falta de anticipación del Gobierno por este asunto, una vez que países como Francia, Italia, Reino Unido o Bélgica empezaron a emplearlos hace varios meses. De hecho, Partido Popular preguntó sobre esta cuestión a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados celebrada el pasado diciembre, e incluso tanto los populares como Vox han pedido la comparecencia de la ministra en la comisión permanente por la situación actual de la pandemia. 

Pero en aquel momento Darias solo atinó a explicar que estaban a la espera de tramitar "procedimientos europeos de compra centralizada con las comunidades autónomas. La Aemps está trabajando con un grupo de personas expertas clínicas para establecer las recomendaciones, y vigila su eficacia frente a las variantes. Ya hay autorizadas. Por tanto, estamos en ese proceso de compras centralizadas para intentar verlo".

Así, después de que los principales países desarrollados ya hayan comenzado a tratar con estos antivirales, el Gobierno se ha decidido a la compra de los mismos. Unos antivirales orales que luchan contra el covid que está fabricando Pfizer y que, según ha destacado el presidente del Gobierno "reducen en un 88 por ciento la posibilidad de hospitalización de los enfermos vulnerables".

El Gobierno está elaborando un plan para la gripalización del virus: "Vamos hacia una enfermedad endémica en lugar de una pandemia como hasta ahora, por lo que hay que responder con nuevos instrumentos a esta situación"

Además, junto a ello, el presidente ha explicado que se está trabajando desde hace semanas y desde el punto de vista técnico en un plan para la gripalización del virus, es decir, modificar el sistema de vigilancia y de control de infectados para caminar hacia una especie de 'normalización' de la enfermedad, ya que "vamos hacia una enfermedad endémica en lugar de una pandemia como hasta ahora, por lo que hay que responder con nuevos instrumentos a esta situación".

Aún así, considera que la sexta ola no ha alcanzado su pico, sino que llegará durante el mes de enero y "esperamos bajar en febrero. Esta variante es más contagiosa y hay que ver aún la gravedad", aunque confía en una vuelta al cole "segura".

Convocará otra Conferencia de Presidentes telemática

Por otra parte, Sánchez ha anunciado este lunes que volverá a citar a los mandatarios autonómicos en otra Conferencia de Presidentes telemática a lo largo del mes de enero para abordar de nuevo la situación de la sexta ola del coronavirus, posponiendo, así la prevista en La Palma para el mes de febrero.

Sánchez y los presidentes autonómicos se reunieron el pasado 22 de diciembre, a dos días de Nochebuena, para tratar el incremento explosivo de contagios de coronavirus causado por la variante del coronavirus 'ómicron'.

Por aquel entonces, solo se volvió a establecer el uso obligatorio de la mascarilla en exteriores, y Sánchez también trasladó a los presidentes autonómicos la voluntad de que la Conferencia de Presidentes se reuniera cada 10 días para evaluar la evolución de la pandemia, algo que no ha ocurrido, aunque se ha escudado en que las comunidades autónomas y el Gobierno ya se reunieron la semana pasada para abordar la vuelta a los colegios después de Navidad.