| 24 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Emiliano García Page, el pasado julio
Pedro Sánchez y Emiliano García Page, el pasado julio

Sánchez y Gabilondo engañan con Madrid: Page tiene la peor mortalidad de España

El Gobierno falseó la realidad de la mortalidad en España para arremeter contra Ayuso, pero los datos recabados por ESdiario demuestran lo contrario. Page es el "peor" de toda España.

" ¡Basta ya! El riesgo de fallecer por covid-19 en Madrid es un 54% mayor que el promedio de España. La libertad no puede ser dejación". La frase es de Ángel Gabilondo, la soltó la semana pasada y responde a una estrategia perfectamente diseñada en La Moncloa: la de convertir a Isabel Díaz Ayuso en responsable de los estragos del coronavirus, ampliados por sus errores a juicio del PSOE.

Lo dijo el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, pero el máximo responsable es Pedro Sánchez. El año pasado impuso un estado de alarma exclusivo a los madrileños; después dudó de los datos de contagios que restaban gravedad a la situación y, entre medias, tildó a Ayuso poco menos que de peligro público por sus decisiones sobre la pandemia.

El objetivo es claro: acusarle de los daños de la pandemia mientras, en realidad, se esconden las cifras nacionales y se boicotea todo intento de investigar al propio Gobierno, bien desde una Comisión en el Congreso, bien con una auditoría externa sistemáticamente aplazada.

 

Pero la realidad es bien distinta. Según el estudio elaborado por ESdiario con los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, el Carlos III y el propio Ministerio de Sanidad; tres Comunidades gobernadas por el PSOE tienen mayor mortalidad que Madrid. 

De hecho, la peor de España es Castilla-La Mancha, con más muertos en proporción a su población, que es la única forma de medir realmente la mortalidad en cada región o país: que la cifra total sea mayor no explica el impacto real del COVID si no se pone en relación a su número de habitantes.

Cruzando esos datos, a Castilla-La Mancha se le añaden Aragón y La Rioja entre las regiones con más fallecidos que Madrid. La primera ha visto morir al 0.29% de su población; la segunda a un 0.26% y la tercera a un 0.25%. Madrid se queda en un 0.21%.

Y la diferencia es aún mayor si se tiene en cuenta que la Comunidad no gestionó la primera ola de la pandemia, en manos del Mando Único del Gobierno de España, y que además recibe un tránsito de visitantes ocasionales y actividad institucional, política o económica nacional que no existe en otras regiones.

Sánchez hace trampas para esconder que Page, Lambán y Andreu soportan más mortalidad que Ayuso

De hecho, la mortalidad madrileña es muy similar a la de otras Autonomías en las que el PSOE no se atreve a acusar de nada a sus gobernantes, bien porque son también de su partido, bien porque pertenecen a sus aliados nacionalistas: la mortalidad en el País Vasco y Navarra es del 0.18%; la de Asturias llega al 0.19% y la de Cataluña se queda en un 0.17%.

 

En Madrid, con datos oficiales a 16 de abril, han muerto oficialmente 14.803 con diagnóstico formal de COVID, lo que representa el 0.21% de sus 6.8 millones de censados. Es un número mayor que las 5.809 víctimas mortales de Castilla-La Mancha, por ejemplo, pero muy inferior si se tiene en cuenta que la región gobernada por Emiliano García-Page tiene dos millones de habitantes.

El caso andaluz

La manipulación contable contra Madrid encuentra en Andalucía otro ejemplo: en números totales, es la tercera región con más víctimas mortales con 9.415, por detrás de las 14.803 de Madrid y las 13.823 de Cataluña.

Y sin embargo, Andalucía es la quinta mejor región de España en términos de mortalidad real, con "solo" un 0.11%: Galicia, Cantabria, Canarias y Baleares mejoran ese cómputo, pero nadie más. Conviene recalcar que el recuento de Sanidad excluye a cerca de 30.000 víctimas, lo que elevaría el resultad final por encima de los 100.000 muertos, 20.000 más por ejemplo que Alemania, que tiene 36 millones más de habitantes.