| 22 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Gabriel Rufián
Gabriel Rufián

ERC exige a Sánchez una 'lista negra' para purgar las instituciones

La formación independentista quiere que los integrantes de la Administración sean afines a la izquierda exigiendo un informe en el que se señale a los funcionarios por sus ideas políticas.

| A. Jiménez España

ERC quiere señalar a todos los funcionarios de la administración por sus ideas políticas y desea, además, que sea el Gobierno el se encargue de elaborar un informe sobre el asunto, poniendo en evidencia a los policías, guardias civiles, militares o jueces solo por el hecho de discrepar con la izquierda.

De hecho, el partido de Junqueras intentará la próxima semana que el Pleno del Congreso inste al Gobierno a analizar el "activismo ideológico de la ultraderecha" en la Administración y los poderes del Estado, incluyendo la Justicia, y en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y el Ejército.

 Así lo plantean los independentistas catalanes en la moción que someterán a votación en el hemiciclo y que es consecuencia de la interpelación que sobre el ascenso de la ultraderecha dedicó este miércoles su portavoz, Gabriel Rufián, al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

En su iniciativa, ERC reclama que el Gobierno realice "en el plazo máximo de un año, un informe sobre el activismo ideológico de la ultraderecha en la Administración General del Estado y en los poderes del Estado".

Además, fija un plazo máximo de seis meses para auditar, también por parte del Ejecutivo, "el activismo de ideologías antidemocráticas y la proliferación de los discursos del odio en el seno de las Fuerzas Armadas y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Junto a ello, una vez que el Gobierno haya elaborado sus informes, los secesionistas quieren que los ponga en conocimiento de la Cámara, y que elaborare un plan con las decisiones que pretende emprender el Ejecutivo, con la intención de que se lleve a cabo una auténtica purga y se señale a los funcionarios solo por motivos ideológicos.