| 28 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Elena Sánchez, presidenta de RTVE.
Elena Sánchez, presidenta de RTVE.

TVE copa el 93% de ingresos de la filial de Prisa fichada por más de 6 millones

La presidenta de TVE nombrada por Sánchez bendice que Lacoproductora, fundada por un amigo de ZP y hoy propiedad del editor de EL PAIS, cobre más de medio millón de euros por El Día que...

| Francisco Mercado Investigación

 

 
El pasado febrero, el presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, anunciaba una comisión para controlar/revisar los contratos de las productoras de su antecesora, Rosa María Mateo. Hoy comparten tumba cargo y proyecto.

Su sucesora, Elena Sánchez, ha elevado a 18,7 millones el total del dinero público recibido de RTVE por una empresa fundada en 2018 por José Miguel Contreras, amigo de José Luis Rodríguez Zapatero, y hoy filial de Prisa: Lacoproductora. La afinidad con Sánchez sigue garantizada.

 

El dinero recibido de su cliente estatal choca con la suma que debe a la Administración de Sánchez: 800.000 euros en el último ejercicio. Sin embargo, acaba de ficharla RTVE por 6,7 millones, con su habitual IVA (21%) según distintas fuentes, para producir 13 programas de El día que..., presentado por Julia Otero.

Si RTVE, tan pública que recibe más de 500 millones de Sánchez, fuera también pública a la hora de contratar, estas adjudicaciones serían ilegales. Pero la Corporación tiene un privilegio. Sus contratos se rigen como privados, no por la ley de contratos del estado.

 

A razón de 519.570 euros por programa. Multiplicaría por 12 el cintorazo de Las cosas claras (43.000 euros). Si el IVA aplicado fuera el 10%, el contrato costaría 6,1 millones. Y el programa ascendería a 472.000 euros.

500 millones públicos

Si RTVE, tan pública que recibe más de 500 millones de Sánchez, fuera también pública a la hora de contratar, estas adjudicaciones serían ilegales. Pero la Corporación tiene un privilegio. Sus contratos se rigen como privados, no por la ley de contratos del estado.

 

Lacoproductora: José Miguel Contreras, el amigo de ZP, y ahora Prisa. 

 

Y esto fulmina la exigencia que tiene cualquier organismo estatal: sus proveedores deben estar al corriente con Hacienda y Seguridad Social. Lacoproductora, según sus últimos datos, debe casi 700.000 euros al fisco y 101.000 a la Seguridad Social. Más 43.000 euros adeudados a su volátil plantilla: 14 fijos versus 79 eventuales.

 

Un mes después de la amenaza de Pérez Tornero a las productoras, Prisa compra Lacoproductora. Blinda sus finanzas y su capacidad negociadora. El presidente de RTVE encontraba un poderoso enemigo. Ponía en peligro su denuncia de que la entidad pública aceptaba ofertas de las productoras sin negociar. Y su grito mesiánico de que sobraba confidencialidad en los contratos.

Lacoproductora, según sus últimos datos, debe casi 700.000 euros al fisco y 101.000 a la Seguridad Social. Más 43.000 euros adeudados a su volátil plantilla: 14 fijos versus 79 eventuales.

También afloraron rivales internos: la entonces consejera Elena Sánchez, que fue secretaria general de RTVE con Rosa María Mateo, refutó tal ataque al sistema de compras durante su mandato. Para completar la pinza, el exjefe de informativos de TVE, Fran Llorente, jugaba en el bando de las productoras desde 2021 como alto cargo de Prisa Media, dueña hoy de La Coproductora (con Contreras a bordo como consejero).

El negocio de las productoras

El debate sobre el trato a las productoras, según fuentes de RTVE, ha pesado más en la caída de Pérez Tornero que el control sobre los informativos. Porque con estos contratos se compra la gratitud mediática.

 

Hay ofertas que no se pueden rechazar en plena cuesta abajo electoral. Pérez Tornero dimite el 26 de septiembre. Once días antes, el comité audiovisual de RTVE, presidido por José Pablo López (impuesto/premiado por Moncloa, según sindicalistas, tras dejar el timón de Telemadrid por choques con Ayuso) aprobaba el contrato de Lacoproductora.

Faltaba el sello final del consejo de RTVE, con su presidente a la cabeza. Pérez Tornero no llegó a firmarlo. O no quiso. Lo hizo Elena Sánchez el pasado jueves.

 

El expresidente de TVE, José Manuel Pérez Tornero, dimitido tras el acoso y derribo de Moncloa.

 

El contrato de Lacoproductora recién horneado por la nueva presidenta da la razón a su antecesor: ¡medio millón por programa! Los Sánchez, Pedro y Elena, no osan topar a las productoras.

Hay un chirriante paralelismo entre los ingresos totales de Lacoproductora y su facturación a RTVE: 10, 4 millones en 2021 (de ellos, 9,7 millones salen de RTVE, suponen el 93,2%); 3,4 millones en 2020 (2,4 millones proceden de RTVE, es decir, el 70,5%).

Son los años del cintorazo. Cinco millones. El precio de combatir la corrupción ajena (léase PP) desde Las cosas claras. Amén de facturar programas como El condensador de fluzo, Sánchez y Carbonell, Mejor contigo... Más que Prisa, debió comprarla RTVE. Saldría más barato. Y todo quedaría más en casa.