| 29 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Un senador veta a la nueva embajadora de EEUU porque no se fía de Sánchez

Reynoso, la nueva embajadora, "no presionaría a España" y permitiría que siga haciendo "la vista gorda" con los regímenes de Cuba, Nicaragua y Venezuela", según el senador

| Alejandro Alonso Mundo

El senador republicano Marco Rubio, de origen cubano, ha anunciado este martes que ha bloqueado la nominación de Julissa Reynoso como embajadora de Estados Unidos en España al considerar que es "apologista del régimen de Fidel Castro", por lo que no presionaría al gobierno actual de España, liderado por Pedro Sánchez, para que aumente la presión contra los regímenes autoritarios de América, como Cuba o Venezuela.

El senador ha apuntado a la participación directa de la nominada por el presidente, Joe Biden, para embajadora en Madrid en "la ayuda para intercambiar a miembros encarcelados del servicio de inteligencia del régimen cubano mientras cumplían una sentencia en una prisión americana durante la política de apaciguamiento del (expresidente Barack Obama) y Castro", lo que, a su juicio, "plantea serias dudas sobre su carácter y juicio".

 "Sin embargo, hay una cosa de la cual estoy totalmente seguro: Reynoso no presionaría a España a que aumente la presión contra los regímenes autoritarios de Cuba, Nicaragua y Venezuela. De hecho, probablemente le dará a España un pase por hacer la vista gorda", ha dicho, según un comunicado de su equipo.

De este modo, Rubio ha agregado que Estados Unidos necesita para este puesto a "alguien que esté comprometido con la libertad y los Derechos Humanos en el hemisferio occidental, no una delegada de los dictadores", pensando en la posible unión con el gobierno PSOE-Unidas Podemos que cuestiona la existencia de autoritarismos en Latinoamerica.

Y es que la preocupación por la falta de dureza con los regímenes dictatoriales  ha llegado al otro lado del Atlántico y así queda reflejado en esta decisión que busca no favorecer las declaraciones en bloque del Gobierno sobre países como Venezuela o Nicaragua, si no que buscará penalizar este tipo de actitudes.