| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Los jugadores de Marruecos celebran el gol de En-Nesyri.
Los jugadores de Marruecos celebran el gol de En-Nesyri.

Marruecos se mete en semifinales tras vencer por 1-0 a Portugal y hace historia

El combinado marroquí se convierte en el primer equipo africano que se cuela en la penúltima fase de un Mundial después de imponerse a los portugueses por la mínima con gol de En-Nesyri.

| Alberto Marrero Deportes

Portugal cayó eliminada tras perder por 1-0 frente a Marruecos en el Al Thumama en un choque en el que Cristiano Ronaldo volvió a ser suplente. El solitario tanto de En-Nesyri permite al combinado africano avanzar a semifinales en un hito histórico, ya que ninguna selección de su continente lo había logrado. Ahora, en la siguiente fase se medirán al ganador del Inglaterra - Francia. 

Después de la sorpresa de Croacia frente a Brasil, la otra cenicienta de este Mundial de Catar como es Marruecos se veía las caras con una Portugal que volvió a salir al césped con Cristiano Ronaldo como suplente. Esta era la gran duda de Fernando Santos después de ver cómo el conjunto luso goleó hace unos días a Suiza con el astro portugués en el banquillo y con Gonçalo Ramos haciendo un hat-trick.

El combinado marroquí planteó un partido parecido al de España, defendiendo en campo propio y no dejar jugar al rival siempre poniendo a futbolistas encima del que tuviese el balón. Pese a eso, Joao Félix tuvo la primera ocasión del encuentro con un cabezazo que despejó rápido de reflejos Bono.

En el otro área también sufrió Portugal. Un saque de esquina fue rematado por En-Nesyri libre de marca, pero el testarazo se marchó por encima del travesaño. Los lusos disfrutaron de la posesión del balón, pero pocas ideas se les ocurrían para poder superar el muro de la selección africana, que buscaba ser la primera de su continente en meterse en las semifinales de un Mundial.

A Portugal no le quedaba otra que disparar desde lejos y Joao Félix lo intentó con un disparo con el exterior que se envenenó después de que lo desviase ligeramente El Yamiq. El cuero se perdió por encima del travesaño y en el córner no pudieron generar nada los lusos. En el otro extremo del campo, minutos después, Amallah mandaba a las nubes un centro desde la banda izquierda. 

Y al borde del descanso apareció En-Nesyri para meter otro cabezazo, pero este acabó en la red. Un centro desde el costado zurdo lo atacó el delantero del Sevilla, que se aprovechó que Diogo Costa fue a por uvas para abrir la lata y mandar el encuentro 1-0 al descanso. La cara de Cristiano en el banquillo era un poema. Antes del intermedio Bruno Fernandes estrelló un balón en el travesaño en un centro chut que a punto estuvo de sorprender a Bono.

Marruecos resiste

Tras volver de vestuarios se pudo ver a una Portugal más ofensiva que ya contó con Cristiano Ronaldo en el campo. Los hombres de Fernando Santos pasaron de un fútbol horizonal y uno más vertical para intentar asediar la portería de Bono. Los africanos, con otro espectáculo de despliegue físico con Amrabat, Boufal y Ounahi como destacados, seguían resistiendo en defensa.

Los lusos tiraron de centros y poco más, porque por el medio les era imposible encontrar petróleo. Aún así, un disparo de Bruno Fernandes desde la frontal del área, que se fue rozando el larguero del arco de Bono, fue de lo más peligroso que el combinado europeo logró hacer. Porque ya en los últimos 10 minutos Bono voló para hacer una palomita y negarle a Joao Félix lo que hubiera sido un auténtico golazo. 

Los zagueros de Marruecos continuaron achicando balones a más no poder. Cristiano tuvo su primera ocasión tras un pase en largo, pero Bono detuvo su disparo. Portugal vivió la recta final del choque en campo rival -y con uno más después de la expulsión de Chedira- tratando de meter el cuero en el área, pero la defensa africana defendió la portería de Bono con uñas y dientes y lograron resistir hasta que el sonido del pitido final resonó en el Al Thumama, confirmando que pasaban a las semifinales y que hacían historia.