| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Reinildo durante el Almería-Atlético de Madrid.
Reinildo durante el Almería-Atlético de Madrid.

Fernando frena a un Atlético de Madrid que se aleja de la tercera posición (1-1)

El cuadro colchonero firmó tablas frente al Almería en el Estadio de los Juegos Mediterráneos debido a la gran actuación del guardameta local. Correa marcó el gol de los del Cholo Simeone.

| Alberto Marrero Deportes

El Atlético de Madrid no pasó del 1-1 frente al Almería en tierras andaluzas. Fernando fue el gran protagonista del cuadro local la hacer varias intervenciones salvadoras en los últimos minutos. Correa consiguió adelantar a los de Simeone, pero Touré igualó la contienda antes del descanso. Los colchoneros acabaron con uno menos por la expulsión estúpida de Sergio Reguilón.

En un fin de semana en el que se jugaba la Supercopa de España al Atlético le tocaba viajar a Almería para intentar llevarse los tres puntos en un campo complicado y enderezar esta temporada para que el curso que viene puedan jugar la Champions, y si se puede, ir también a Arabia Saudí a por un pellizco económico.

Con Joao Félix en Londres, Savic sancionado y Giménez y Carrasco fuera de la convocatoria, el Cholo Simeone tampoco tuvo muchos problemas para hacer un once competitivo. Oblak defendía el arco y por delante tenía una línea de cuatro defensas formada por Nahuel, Witsel, Hermoso y Reinildo. Koke, Kondogbia, Lemar y Llorente estaban en la medular y por delante, Ángel Correa y Antoine Griezmann.

El conjunto colchonero tuvo otro de esos días raros en los que por minutos eran superiores y otros en los que no conseguían ni encadenar tres pases seguidos. Y en uno de los buenos tramos de los de Simeone llegó el primer gol pasado el cuarto de hora del primer acto. Un gran detalle técnico de Griezmann dejando pasar con un amago un pase de Kondogbia habilitó a Correa, que no falló en el mano a mano con Fernando.

Tras el gol del campeón del Mundial el Almería fue creciendo con el paso de los minutos y consiguió encerrar a un Atlético que no daba con la tecla para desplegar un buen fútbol. A pesar de ello, en un contragolpe Lemar perdonó el segundo por no chutar de primeras y en el córner de esa acción Fernando volvió a evitar otro gol, esta vez de Hermoso. En la segunda acción un disparo de Llorente se iba a meter en la portería, pero Kondogbia tocó el cuero y fue anulado por fuera de juego del africano ante la incredulidad de todos sus compañeros, que seguían preguntándose por qué metió el pie.

Antes del intermedio llegó el tanto del empate de los andaluces. Un centro perfecto de Robertone tras un control exquisito y el balón fue directo a la espalda de Witsel, donde no estaba Nahuel Molina y sí El Bilal Touré, que se tiró en plancha y batió a Oblak con un testarazo soberbio para igualar el choque antes de que llegase el descanso.

En la reanudación Simeone dejó en el banquillo a Koke y metió al canterano Pablo Barrios. Con el joven que ilusiona a todos los colchoneros el juego del equipo mejoró, pero es verdad que la segunda mitad parecía un choque más de la Premier League con tanta ida y vuelta. Los dos equipos se acercaban constantemente al área rival y quedaba claro que podía ganar cualquiera.

Cierto es que Oblak no tuvo que intervenir en exceso mientras que Fernando, portero del Almería, fue quien realmente sostuvo a los suyos. Y es que en el tramo final del segundo tiempo al Atlético le dio por tener las más claras del choque. Sin quitarle mérito al arquero del cuadro local, tampoco es que los colchoneros definiesen de la mejor manera.

Fernando, el héroe

Con un Llorente soberbio en los últimos minutos llevando cada contra, Morata falló su primera ocasión cuando remató solo en el segundo palo. Minutos después, un chut a bocajarro que Fernando le sacó a Álvaro cuando el internacional español tenía una posición cómoda. Y después fue Correa el que mandó al muñeco una asistencia de Griezmann cuando parecía más fácil marcarla que fallarla.

A punto de llegarse al tiempo añadido a Reguilón le dio por autoexpulsarse en apenas cuatro minutos. Doble amarilla para el lateral izquierdo y los suyos con uno menos para afrontar los cuatro minutos que dio el colegiado. Ni locales ni visitantes lograron mover el marcador y los de Simeone se van con un punto que no sabe a mucho después de la victoria de la Real Sociedad.