| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Los jugadores del Atlético tras encajar el primer gol del Cádiz.
Los jugadores del Atlético tras encajar el primer gol del Cádiz.

El Atlético vive un nuevo Halloween en Cádiz: acaban perdiendo en el descuento

El cuadro colchonero llegó a ir perdiendo por 2-0, pero en los últimos minutos lograron empatar con un doblete de Joao Félix. En el tiempo añadido Sobrino anotó y destrozó a los de Simeone.

| Alberto Marrero Deportes

El Atlético de Madrid cayó derrotado por 3-2 frente al Cádiz en un choque en el que se vieron 2-0 y que fueron capaces de igualar en apenas 5 minutos. En el tiempo añadido volvió a vivir las crueldades del fútbol, como el otro día frente al Leverkusen con un gol de Sobrino que privó a los de Simeone de, aunque sea, sumar un punto.

Los colchoneros no querían saber nada de Halloween en el Nuevo Mirandilla. Los miedos, temores, terrores, etc. tenían que quedar fuera, y más aún después de se ‘celebrase’ este tenebroso día el pasado miércoles en el Metropolitano quedándose fuera de la Champions League. El Atleti tenía delante a un equipo que está en zona de descenso y no podía perdonar, pero aparecieron los fantasmas del descuento.

Para intentar evitar el susto el Cholo Simeone salió con un buen once para tratar de asaltar el campo del Cádiz. Oblak estaba en la portería y en la defensa, otra vez de cinco, aparecían Nahuel Molina, Savic, Witsel, Reinildo y Carrasco. Por delante, Kondogbia, Saúl y De Paul y como hombres más adelantados, Correa y Morata. Descanso para Griezmann y banquillo, una vez más, para Joao Félix.

El primer susto de esta película de terror llegó a los 30 segundos del partido. Fue un susto de los buenos, porque nadie se lo esperaba. Pelotazo del Cádiz a la espalda de Nahuel Molina y centro atrás desde línea de fondo del Pacha Espino. Bongonda aparece en el punto de penalti libre de marca y fusila a Oblak. Se adelantaba el Cádiz y alguno que todavía no había entrado en el estadio se perdió el tanto.

A partir de ahí se despertó el Atlético de Madrid con un Correa que empezaba a tirar del carro. El argentino lideraba un ataque colchonero que, como en las películas americanas de miedo, si iba en la búsqueda del malo acaba habiendo víctimas. Eso se traduce en lesión de Morata a los 10 minutos. Mundial a la vuelta de la esquina y el delantero colchonero retirándose entre lágrimas.

Por Morata no entró Griezmann y mucho menos Joao Félix. Matheus Cunha fue el escogido y el brasileño no apareció demasiado en la primera mitad. Poco a poco el Atlético bajó una marcha, pero seguían dominando el choque, pero estrellándose casi siempre contra el muro amarillo. De Paul se ofrecía, Kondogbia perdía bastantes balones, Saúl se topaba con Ledesma… pero nada que invite a los aficionados colchoneros a olvidarse de una imagen que lleva apareciendo desde hace semanas: la de los Gabi, Juanfran, Godín, Filipe, Tiago y una larga lista de futbolistas.

El Atleti, incapaz

A medida que se acercaba el final del primer acto el Cádiz fue mejorando y a punto estuvieron de aprovechar un error de Savic. Pero Jan Oblak estaba ahí, como el protagonista que salva a todos en las películas de miedo, para tapar el mano a mano a Rubén Sobrino. Lo que le sucede al esloveno es que sus compañeros no le estaban acompañando en esta aventura sobre el verde.

En la segunda mitad llegó un nuevo susto. Savic se dio un cabezazo con San Emeterio y el montenegrino quedó tocado durante unos minutos. Por el resto, los de Sergio González comenzaron bastante bien y Brian Ocampo estaba siendo el mejor del partido volviendo loca a la defensa y al centro del campo rojiblanco.

Pese a ello, el Atleti insistió y Correa tuvo el empate, pero Ledesma metió una mano salvadora para evitar el tanto del argentino. Tras esto ingresaron en el campo Griezmann y Joao Félix por Correa y Carrasco, al que el colegiado y el VAR le negaron un penalti instantes previos a la sustitución.

El Cádiz también aprovechó sus armas de perder tiempo con lesiones y cambios. Simeone optó por retirar del verde a Kondogbia para hacer debutar a Pablo Barrios, canterano que se hizo famoso al cargarse al Real Madrid en el Youth League. El segundo técnico del Cádiz fue expulsado por tirarle un balón a la cabeza a Joao Félix. Estaba pasando de todo menos jugarse al fútbol.

Se entraba en la recta final del choque y en el 80’ llegó un nuevo mazazo para los colchoneros. Pacha Espino colgó un balón y desde segunda línea apareció Álex Fernández para llevarse el cuero y superar a Oblak. Rápidamente recortó distancias con una tijereta de Joao Félix y con la ayuda de Luis Hernández y volvía a mete a los suyos en el partido.

Joao no fue suficiente

Cunha estuvo cerca de igualar la contienda, pero el que sí lo hizo fue Joao Félix, de nuevo, con un golazo desde fuera del área. Doblete del luso en apenas 5 minutos. Quién no había visto esa película de miedo en el que el protagonista joven y guapo salvaba a sus compañeros. Pues ese era el ex del Benfica. Aunque esto realmente era un partido de fútbol y no un taquillazo, por lo que no siempre sucede lo más previsible.

Se añadieron 8 minutos al partido y el Atlético se venía arriba buscando el tanto de la remontada. Saúl mandó una volea fuera y Joao Félix también tuvo su hat-trick, pero falló y reaccionó como su compatriota Cristiano hace unos días: mandando un balonazo a la grada. Con el tiempo ya cumplido, un centro de Alejo desde la derecha lo remató Rubén Sobrino en el segundo palo sin nadie que le marcase y el balón entró llorando en la portería. Victoria del Cádiz, derrota de un Atlético que no levanta cabeza y que el martes se juega estar en la Europa League.