| 22 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

La Justicia cerca a Podemos y amontona ya indicios sólidos de su corrupción

El magistrado Juan José Escalonilla, que ya ha imputado al cofundador de la formación, Juan Carlos Monedero, sigue con las pesquisas para dirimir si hubo financiación irregular en el partido

| Andrea Jiménez / Manuel Villa España

 

Mala semana para Podemos, con el Caso Neurona más abierto que nunca y la Fiscalía instando, además, a reabrir la investigación por su presunta Caja B, una derivada de lo anterior que amenaza  a un partido, ya imputado, con varios boquetes abiertos en su línea de flotación.

José Manuel Calvente tiró de la manta. El abogado detectó varias presuntas irregularidades en las cuentas de Podemos, le costó el puesto y una denuncia por acoso que acabó en nada, pero ahora el juez Juan José Escalonilla, encargado de investigar la financiación de la formación ha ido confirmando poco a poco algunas de las acusaciones que él denunció.

El letrado considero que la cúpula del partido podría haber incurrido en varios delitos por el acceso no auorizado a un ordenador de una empleada, la supuesta licitación irregular de las obras de la sede del partido en Madrid, la presunta administración desleal de la llamada Caja de Solidaridad, los sobresueldos de empleados y la contratación fraudulenta de los gastos de campaña con la consultora mexicana Neurona.

 Pero todo ello le supuso una enorme campaña de descrédito, puesta en marcha por los líderes de la formación que quisieron a toda costa acabar con la credibilidad de su denuncia, después de que el juez decidiera archivar la causa sobre el acceso ilegal al ordenador de una empleada, ya que esta no había denunciado los hechos, y la relacionada con las obras de la sede, lo que llevó a los dirigentes morados a seguir el discurso marcado desde la dirección en el que se muestran como víctimas de una persecución.

Indicios de corrupción

Sin embargo, en las últimas semanas, el caso ha dado un giro de 180 grados, el juez considera cierto que el contrato por 363.000 firmado con la consultora mexicana Neurona Comunidad hay indicios de corrupción, ya que es "simulado, en cuanto no obedeció a prestación de servicio alguno por parte de dicha mercantil, teniendo como finalidad la de desviar el dinero".

En el punto de mira de este asunto se encuentra el cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, que ya está imputado por malversación, y que deberá acudir a declarar el próximo mes de marzo, confimando algunas de las sospechas de Calvente que le colocaba como "intermediario", encabezando "una organización de carácter presuntamente criminal con la intención de saquear los fondos de Podemos".

 

Pero el juez sigue teniendo aún otro asunto pendiente y que parece estar confirmado y es el cobro irregular de sobresueldos en Podemos por parte de la gerente, Rocío Val, y del responsable de Finanzas, Daniel de Frutos, después de que la primera corroborase que se había subido el sueldo sin comunicarlo, por lo que la formación deberá explicar si los autorizó o no al margen de lo que mandan sus propias normas internas.

La clave Monedero

De esta manera, a pesar de que desde Podemos se intentar rebajar la importancia de este asunto, el juez poco a poco va corroborando algunas de las denuncias ya planteadas por el abogado expulsado, sobre todo, después de que el Tribunal de Cuentas pusiese la lupa en la formación. Y parece que la clave de todo la tiene Monedero.

Y precisamente por ello, la formación morada ha puesto a toda su maquinaria jurídica a trabajar para desprestigiar al juez al que ha culpado de limitar su derecho a la defensa de forma "innecesaria" al abrir una pieza secreta para indagar movimientos de dinero, donde tanto el instructor como la Policía ven un vínculo entre un pago de 26.000 euros a Monedero y la creación y contratación de la consultora política. Todo pinta mal para Podemos.

Tensión en Podemos

De cómo afecta esto a la tranquilidad de Podemos da cuenta una anécdota ocurrida este domingo cuando el líder de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha querido atacar a la Corona utilizando el nombre de Corinna con un mensaje habitual en su formación:

 

 

Su ataque a la Casa Real ha tenido justo el efecto contrario al deseado, y solo ha servido para convertir en tendencia nacional en las redes el "Caso Dina", por la trasposición de su comentario contra Juan Carlos I a Pablo Iglesias, afectado en primera persona por la denuncia de Dina Bousselham sobre el robo de su tarjeta SIM que, finalmente, estaba en propiedad del líder de Podemos.

 

 

A este respecto, fuentes jurídicas consultadas por ESdiario confirman que el caso aún tiene largo recorrido, pese al intento de Dina Bousselham por auxiliar a su antiguo jefe y promotor del diario que ella dirige, La Última Hora.

Su intento de librar a Iglesias pero mantener la acusación contra los periodistas que dieron la tarjeta, Alberto Pozas y Luis Rendueles, ha provocado un escrito de ambos al juzgado en el que denuncian el contrasentido cometido por Dina y reclaman el mismo tratamiento para todos.