23 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Rocío Carrasco

La dolorosa transformación física de Rocío Carrasco para agradar a Antonio David

La hija de Rocío Carrasco se operó del pecho y se hizo una liposucción para contentarle y para que dejara de humillarle, según revela ahora el que fuera responsable de su seguridad.

| ESchismógrafo Chismógrafo

No se sentía apreciada por su físico y buscaba a toda costa agradar a Antonio David, que no desperdiciaba ocasión de humillarla. De ahí que Rocío Carrasco afrontara una dolorosa operación estética. Así lo cuenta el que fuera su persona de confianza y encargado de su seguridad en los primeros años de vida en común en Argentona.

Se llama Tony Rodríguez y por primera vez ha hablado de su relación con la pareja públicamente. Ha sido en La Razón y en una extensa entrevista detalla la inestable y conflictiva relación que mantenían Rocío y Antonio David.

Entró a trabajar con ellos a través de amigos comunes con el ex guardia civil. Estaba 24 horas disponible para lo que ella necesitara. Estuvo al lado de Rocío durante su ingreso tras el accidente de moto que sufrió en Mataró y también cuando se realizó su primera operación estética.

 

"Era una cría, una niña muy amable, pero con una autoestima muy baja", la describe. Todo lo contrario de Antonio David: "Tenía un tono de superioridad con todo el mundo, con Rocío también. Siempre quería dejarla por debajo. La tenía dominada".

Según su percepción, aquella relación estaba condenada al desastre: "Discutían mucho, él la insultaba. Estaba obsesionado con el físico. Siempre le decía a Rocío que estaba gorda, "mira cómo te estás poniendo", le repetía. Si ella ya tenía muchas inseguridades, con esos comentarios la machacaba. A eso, súmale que no era cariñoso con ella. David solo se mostraba cariñoso cuando había periodistas y fotógrafos alrededor, algo que no ocurría de puertas para dentro".

Aunque no le vio serle infiel, Rodríguez sí que reconoce que a Antonio David le gustaba "tontear" con todas las chicas e "ir a su aire". Tampoco le vio nunca ponerle encima la mano a la hija de Rocío Jurado, salvo una ocasión en que le echó una botella de agua por encima en una comida con amigos. Ella hizo un comentario que no le gustó y reacciono así. "El protagonista tenía que ser él", asegura.

 

Aunque la situación más complicada que le tocó vivir fue la operación estética a la que se sometió Rocío: "Ingresó en la Clínica Dexeus de Barcelona para hacerse una liposucción y una operación de pecho. Lo hizo por los comentarios despectivos que le hacía David sobre su físico. Ella quería contentarle, su deseo era agradar a la persona que tenía al lado. Pero, realmente, a David le daba igual lo que ella hiciera, se operara o no. Después de la intervención estuvo cuatro días ingresada y yo estuve todo el tiempo con ella. David venía de vez en cuando. Había mucha prensa y Rocío no quería que nadie se enterara de lo que había hecho".

De mal en peor cuando se quedó embarazada

Aunque el responsable de seguridad estima que "no se puede achacar todo lo que le ha pasado a Rocío a su relación con David", sí que cree que una mujer más madura lo hubiera "mandado a paseo".

 

Tras quedar embarazada, la relación fue a peor, según él. "David se volvió un poco más agresivo, estaba cabreado todo el día, enfadado. La dejaba sola mucho tiempo. Él salía de fiesta y la dejaba en casa. Eso me lo contaba Rocío a mí. Mi novia de entonces era la niñera de la hija de ambos. Vimos como Rocío se hundía cada vez más", cuenta Tony Rodríguez, que poco después de dejó de prestarle servicio.