| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Sánchez dará una nueva vuelta de tuerca al PSOE antes de las municipales

En el entorno del presidente Sánchez siguen conteniendo el aliento, porque dan casi por seguro que la crisis de Gobierno llegará antes que las municipales y autonómicas.

| Esther Jaén España

Esther_Jaen

Aquellos que se han salvado de la quema dentro del PSOE y del Gobierno no deberían equivocarse, porque “el tiempo de los cambios y los relevos no ha acabado aún”, según asegura a EsDiario uno de los cercanos al presidente del Gobierno y líder socialista, Pedro Sánchez.

En el entorno del presidente Sánchez siguen conteniendo el aliento, porque dan casi por seguro que la crisis de Gobierno llegará antes que las municipales y autonómicas, para colocar a ciertos ministros en las listas electorales, decidido como está a la conquista de determinadas plazas, y después de esos comicios, si considera, vistos los resultados, que hay que dar un nuevo impulso, un enésimo restyling, o lo que es lo mismo, un nuevo “lavado de cara”, por si el PP logra “pintarle esa cara” en municipales y autonómicas.

De acuerdo con los datos que manejan en el Palacio de la Moncloa hay varias plazas donde peligran los Gobiernos socialistas. Es el caso de la Comunidad Valenciana, según las fuentes consultadas, aunque eso no se deba tanto a la fortaleza del PSOE en esa Comunidad, sino a el retroceso que registran sus socios del Pacto del Botánico. En todo caso, parece difícil a día de hoy que los socialistas puedan permanecer en la presidencia del Gobierno autonómico si las perspectivas de sus socios siguen flojeando como hasta ahora.

 

Es por eso que los barones del PSOE no quieren que esos comicios, que no tendrían que coincidir con las municipales y autonómicas, porque tienen calendario propio, se celebren justo antes de las suyas. Hay quienes en la parroquia socialista quieren evitar a toda costa que un eventual batacazo de Ximo Puig pueda ser interpretado como una senda por la que casi todo el PSOE va a transitar. Ni siquiera esa “visualización” de un hipotético gobierno PSOE+Vox es considerada ya elemento de peso a la hora de diseñar estrategias.

Decididamente, en el PSOE ya no quieren fiarlo todo al tan manido “que viene la ultraderecha”, aunque están convencidos de que en la Comunidad Valenciana no habrá mayoría absolutas, de nadie y los acuerdos tendrán que caer de un lado o del otro, pero acuerdos con los extremos en todo caso. Aunque Sánchez ha dado órdenes de no dar un solo partido por perdido, los augurios no son halagüeños en La Rioja.

Los socialistas son optimistas, en cambio, en Asturias, Canarias, o Navarra y, aunque las encuestas les marcan como vencedor al PP en Aragón, fían su suerte a los pactos en buena medida, ya que la inclusión de Vox en las ecuaciones gubernamentales ahuyentarían a socios como el PAR o incluso “Teruel Existe”.

 

En Castilla-La Mancha el PSOE “está fuerte”, según aseguran desde el entorno del presidente de la Comunidad, Emiliano García Page. Sin embargo, el retroceso que ya se produjo en las pasadas autonómicas de la izquierda a la izquierda del PSOE, le obligan a sacar mayoría absoluta de nuevo para seguir gobernando, algo similar a lo que le ocurriría al extremeño Guillermo Fernández Vara.

Con este panorama, para Sánchez y sus fieles resistir es sinónimo de vencer en lo que se refiere a los comicios autonómicos, pero el listón está muy alto -puntualizan- puesto que en 2019 casi todos los barones se beneficiaron del “efecto Sánchez”, que estaba entonces en alza. En la actualidad, hasta los más fieles “sanchistas” admiten que el efecto ya no es tal, sino más bien al contrario. Es por ello que en esas elecciones no habrá empujones por conseguir la presencia del líder en sus respectivos actos de campaña o al menos eso parece a menos de un año vista.