| 06 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, con el coordinador regional y vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín.
La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, con el coordinador regional y vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín.

Ciudadanos acepta ir a las elecciones sin el PP para pactar luego tras las urnas

La presidenta de Cs, Arrimadas y el coordinador regional, Marín, quieren mantener la alianza en la Junta, al tiempo que aseguran que "el partido está tranquilo", tras la crisis interna.

| Manuela Herreros Andalucía

Hoy se cumplen justo tres años desde que PP y Cs accedieron de la mano a gobernar la Junta de Andalucía. Sumaron los 26 escaños populares y los 21 de la formación naranja para acabar con casi cuatro décadas de socialismo.

Después de estos años al frente del Ejecutivo, la situación ha cambiado mucho para ambas formaciones. Mientras que el PP se fortalece en la región, las encuestas le dan unos resultados apabullantes rozando la mayoría absoluta, el partido de Cs pierde fuelle. Tanto que pasaría a tener una mínima representación con 2-3 escaños.

Una tendencia que experimenta el partido de Inés Arrimadas también en el resto del país, con los fracasos en Murcia y Castilla y León y la desaparición de la formación en Madrid. Ahora le queda Andalucía como única tabla de flotación en la política española y fijan su estrategia en las próximas elecciones, que se adelantarán según todos los pronósticos.

En la mañana de hoy jueves, Arrimadas y el coordinador regional y vicepresidente de la Junta, Juan Marín, han sido entrevistados en Canal Sur Televisión donde han insistido en la fortaleza del pacto andaluz y que aún queda un año de trabajo por delante.

Sin embargo, Marín ha sido contundente en su aspiración de "reeditar" la alianza en Andalucía en los mismos términos que se produjo en 2018: cada uno irá por separado a los comicios. Un pacto que ha funcionado, según Arrimadas, que ya tendió la mano al presidente popular, Juanma Moreno, para cuatro años más y que hoy califica como "la fórmula fue la que fue", para seguidamente apostar por "ir separados".

 El líder de Cs andaluz está convencido de que se necesitan "cuatro años más" con el objetivo de consolidar que "Andalucía sea una locomotora" y esgrimir que "no estaba en el ADN de Andalucía ser la Comunidad con más paro, fracaso escolar o corrupción".

La presidenta de Cs, que ha reivindicado su origen andaluz y la defensa de los intereses de los ciudadanos por encima de las siglas. "He encontrado en Juanma Moreno, una persona que es del PP, a una persona que va a anteponer a Andalucía a los intereses del partido", ha señalado.

Por ello, pide "cuidar" y "valorar" el pacto y la gestión conjunta por su influencia positiva en la comunidad. Sobre ello, ha reflexionado que "esto nos ha costado 40 años", refiriéndose al fin de los sucesivos gobiernos del PSOE en la Junta y ha los "buenos frutos" obtenidos. Arrimadas ha augurado que la alianza "continuará".

Marín: "En todas las casas cuecen habas"

Las declaraciones de Arrimadas y Marín no sólo han servido para poner de relieve la lealtad hacia el PP en Andalucía, sino también el respaldo de la presidenta del partido hacia el actual líder, cuando Cs se encuentra con problemas internos.

Arrimadas ha mostrado su respaldo a Marín como futuro candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía hoy y en anteriores ocasiones. Pero la división en el seno de la agrupación andaluza es evidente. Ha surgido un grupo crítico que presenta una candidata alternativa al actual coordinador, Carmen Almagro, por lo que tendrán que celebrar primarias y cuanto antes.

 A ello, se suma la crisis provocada por la filtración de una conversación de Marín en una reunión privada del grupo, por lo que la traición nace de dentro de Cs, y ha servido como excusa a la oposición para derribar los presupuestos y provocar el adelanto electoral.

Sobre las diferencias internas y los resultados de los sondeos, Marín ha sacado una frase popular para contestar: "en todas las casas cuecen habas", para continuar defendiendo que tienen un "partido muy fuerte" y ha apelado a que "la única encuesta válida serán las urnas, que llegarán cuando lleguen".

Unas palabras que ha suscrito Arrimadas, que ha añadido que "el partido está tranquilo" y se agarra a la utilidad mostrada en el Gobierno de la Junta donde asegura que Cs "ha demostrado con esta oportunidad que se puede gestionar mejor Andalucía".