| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del PP-A, Juanma Moreno, junto a Pablo Casado, presidente del PP nacional.
El presidente del PP-A, Juanma Moreno, junto a Pablo Casado, presidente del PP nacional.

El PP importa la fórmula del éxito de Juanma Moreno para su Convención nacional

El cónclave de los populares recorrerá distintos puntos de España entre septiembre y octubre. Hará parada en Córdoba para escuchar las recetas del Gobierno andaluz.

| Manuela Herreros Andalucía

Un nuevo curso político arranca y el PP no va a esperar mucho para celebrar su Convención Nacional, que se plantea a su vez como el inicio de una larga precampaña electoral.

Los populares preparan las maletas para recorrer distintos puntos de la geografía española. El objetivo es claro y consiste en convencer de que Pablo Casado es la “única alternativa posible” a Pedro Sánchez.

Desde el día 27 de septiembre y hasta el 3 de octubre arranca la caravana de los populares, que ha diseñado su Convención Nacional como itinerante. Entre las ciudades que recorrerán está Córdoba, y no por casualidad.

El acceso al gobierno de la Junta de Andalucía ha sido uno de los grandes logros para el Partido Popular, desbancando al PSOE-A que ha controlado el cortijo durante 36 años. El peso de la comunidad que lidera Juanma Moreno en España y la gestión política en la región colocándola entre las que más crece en los índices económicos y de empleo, provocan que el PP pueda presumir de gobierno.

Por ello la Convención popular tendrá una de sus paradas en Córdoba, poniendo de relieve la influencia del PP andaluz en el nacional. Se debe tener en cuenta al regional, pues están cerca las elecciones autonómicas y todo apunta a que Moreno vuelva a ocupar el puesto de presidente.

Además, en Córdoba se dan unas circunstancias similares al gobierno de la Junta de Andalucía. El Ayuntamiento está en manos del PP con José María Bellido como alcalde, que accedió al cargo gracias a un pacto de gobierno con Ciudadanos y la abstención de Vox. En el Ejecutivo andaluz también se mantiene el bipartito con la formación naranja y Moreno cogió el bastón de mando también con Vox como socio externo.

En la ciudad de la Mezquita será un escenario perfecto para analizar la situación del PP en Andalucía, donde aún tiene mucho trabajo para conseguir el respaldo en los pueblos del interior, como queda reflejando en el gobierno de las Diputaciones. De las ocho provincias, sólo las de Málaga y Almería están en manos del PP, mientras que el resto están bajo el manto socialista.

La fórmula que funciona de Moreno

Con los sondeos a favor, casi rozando la mayoría absoluta, y con una gestión en dos años dando unos espectaculares resultados, Juanma Moreno tendrá mucho que aportar al cónclave. La fórmula del presidente andaluz funciona y está amparada por la reducción de las listas de paro, la creación de empresas y autónomos, y el espectacular incremento de inversiones y exportaciones.

Moreno quiere seguir con su política basada en la bajada de impuestos y en la reducción de trámites en la administración, para favorecer el flujo de la economía. Seguirá aplicando estas medidas hasta el final de la legislatura que ha estado marcada por los efectos de la pandemia. Una crisis social, sanitaria y económica que ha sabido manejar desde la Junta, priorizando la vacunación y las medidas de apoyo a pymes.

Este verano Andalucía ha vuelto a llenar los titulares de la prensa por la corrupción de los anteriores gobiernos socialistas tras conocerse el contenido de las auditorías realizadas a la propia administración. Ahora al PP le toca limpiar esa superestructura creada y hacerla eficaz, para que sea una institución respetable y no marcada por el despilfarro. Esta será otro de los grandes retos de Moreno.

El presidente del PP, Pablo Casado podrá poner en la convención a los populares andaluces como ejemplo. No sólo han sabido gestionar, sino también mantener la estabilidad de un pacto con Ciudadanos, que no ha tenido ningún atisbo de fisura. Eso sí para la formación naranja ha supuesto una caída en cuanto a visibilidad, al igual que en Madrid.