| 25 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Recetas de temporada: Haz que lo bueno sea más bueno

Una vez comiences a planificar tus comidas con los alimentos de temporada vas a descubrir sabores muchos más intensos

El invierno es sin duda el momento de preparar platos calientes. El cuerpo necesita nutrirse de algunas calorías extras y es entonces cuando nuestras preferencias alimentarias cambian y abrimos la puerta a las legumbres, guisos, estofados, sopas y horneados, a los que siempre acompañamos de verduras y hortalizas frescas.

Alimentos de invierno

Descubrir cuáles son los productos de temporada cada vez nos resulta más difícil ya que prácticamente encontramos de todo casi todo el año. Por lo que aprender a reconocer cuales son los que nacen en cada estación nos va ayudar a tener una alimentación mucho más saludable.

No hay que olvidar, que los procesos que se utilizan para controlar y forzar su crecimiento, impactan considerablemente en su sabor, olor, color, y por su puesto, en su valor nutricional. No es lo mismo consumir una fresa fresca madura repleta de vitamina C que crece cerca de tu comunidad, que una fresa que ha sido recolectada antes de tiempo y que emprende un largo viaje desde Polonia u otra ciudad hasta llegar a un supermercado.

 

Razones para consumir de temporada

  • Son más saludables y mucho más nutritivos, ya que su crecimiento y maduración se desarrolla respetando los ciclos de naturaleza.
  • Son más económicos ya que el aumento de la oferta ejerce presión en su precio sobre todo al ser alimentos perecederos.
  • Apoyamos y ayudamos a la agricultura local reduciendo así el impacto ambiental ya que también los alimentos de estación frecuentemente son producidos cerca de nuestra localidad.

 Buenas ideas para comer en invierno

Una vez comiences a planificar tus comidas con los alimentos de temporada vas a descubrir sabores muchos más intensos.

 

Repollo frito con soja y sésamo

Seguramente con esta receta vas aprender a disfrutar de esta crucífera cuyo sabor ya te adelanto, no es al que estás acostumbrada

Ingredientes

  • 800 g repollo
  • 3 cdas salsa de soja
  • 2 cucharaditas de sésamo tostado
  • aceite de oliva
  • vinagre de manzana
  • sal
  • pimienta

Elaboración:

1.- Corta el repollo en finas tiras, lávalo con agua fría, sécalo con un paño y añádelo a la sartén cubierta con cinco cucharadas de aceite de oliva.

2.- Cocina durante veinte minutos removiendo de vez en cuando hasta observar que está tierno y su color comienza a tornarse dorado.

3.- En los últimos minutos añade la soja, vinagre, sal y pimienta al gusto.

4.- Sirve con unas gotas más de soja y una lluvia de sésamo tostado.

 

Zanahorias asadas

Esta receta se va a convertir en unos de tus platos favoritos a la hora de la cena. No solo por la mezcla de sus sabores que al unirse forman uno realmente grandioso, sino porque al ir preparadas al horno no manchas nada y mientras se hornean puedes hacer un montón de cosas de más.

Ingredientes

  • 1k zanahorias en rama
  • 3 dientes de ajo
  • 4 huevos cocidos
  • 200g queso gruyere
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo
  • pizca de pimienta
  • ¼ vaso de agua
  • ⅛ cucharadita de copos de chile
  • aceite de oliva en spray
  • sal

Elaboración:

1.- Corta el verde de las zanahorias dejando alguna ramita y con un pelador quita toda la piel. Lávalas y colócalas en una fuente con el agua.

2.- Ralla los ajos o pícalos muy menuditos, extiende por encima de las zanahorias, esparce una lluvia de sal, pimienta, cúrcuma, copos de chile y para terminar pulveriza de aceite durante 2 o 3 segundos.

3.- Cubre la fuente con papel de horno para que no se quemen y hornea durante 40-45 minutos a 180º.

4.- En los últimos 15 minutos saca la fuente del horno, retira el papel, dales una vueltecita y si necesitan más agua, añádela. Hornea de nuevo, pero está vez sin cubrir para que se terminen de hacer y algunas se tornen tostadas.

-Si has elegido otro tipo de zanahoria más grande posiblemente necesitéis más tiempo, comprueba que están bien asadas pinchándolas con un tenedor-

5.- Ralla el huevo cocido, el queso, rasga unos hilos de la piel de un limón y disfruta de estas sencillas y espléndidas zanahorias asadas.

 

Acelgas rojas

Seguro que más de una vez la has visto en el mercado erguida, firme y con todo su color dispuesta a que te la lleves a casa para ser cocinada y regalarte todas sus sales minerales, sus vitaminas y toda su fibra.

Ingredientes

  • 1 manojo acelgas rojas
  • 4 dientes ajo
  • 1/4 taza piñones
  • salsa tártara
  • 4 cdas aceite de oliva

Elaboración:

1.- Pon a hervir agua y cuece solamente los tallos cortados en dados durante 3-4 minutos. Escurre y reserva.

2.- Corta en tiras las hojas.

3.- Calienta el aceite de oliva en una sartén y fríe los ajos laminados. Cuando veas que comienzan a tomar un ligero color tostado agrega los piñones y cocina todo junto hasta que tanto el ajo como los piñones estén dorados. No dejes de observar porque se pueden quemar en cuestión de segundos. Después retira y reserva.

4.- En la misma sartén añade las hojas de las acelgas cortadas en tiras y revuelve constantemente para que se impregnen del delicioso aceite con los aromas del ajo y los piñones.
Cuando comiencen a marchitarse ligeramente incorpora los tallos que habías cocido en el agua, los piñones y lo ajos. Remueve para integrar y mantén un minuto más en el fuego. No buscamos una acelga mustia ni muy cocinada, queremos el esplendor de su hoja, sentirla, masticarla y por supuesto, saborearla.

5.- Presenta con un poco de salsa tártara y déjate llevar por la humildad deslumbrante de esta mágica verdura.

 

Crema de coliflor, puerro y manzana

Un trío de ases dispuesto a ofrecerte una comida con la que seguro vas a quedar bien.

Ingredientes

  • 1 coliflor
  • 2 puerros
  • 1 manzana
  • 1 patata
  • 1 vaso de agua
  • 1 vaso de leche
  • semillas de sésamo
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Elaboración:

1.- Para que esta crema de coliflor tenga mucho mas sabor comienza por rehogar el puerro en una cazuela sobre una fina cama de aceite de oliva. Cuando comience a estar tierno y brillante añade en dados la patata junto a la manzana y cocina un par de minutos de más.

2.- Después añade los ramilletes de la coliflor, salpimienta al gusto y remueve. Seguidamente vierte el agua y la leche. Cierra con la tapadera y mantén en el fuego hasta que suban las anillas. Después apaga la fuente de calor y espera que bajen.

3.- Cuando puedas abrirla pasa el resultado con una batidora de mano hasta obtener una crema suave y homogénea.

4.- Presenta con una lluvia de semillas de sésamo tostado y un cordón de aceite de oliva.

 

Confitura de manzana

El gran secreto para hacer una buena confitura de manzana es un chup chup muy tranquilo; luego, el toque del jengibre, la sutil azúcar de coco, el sirope de arce, un chorrito de ron añejo, la canela en rama y por supuesto, manzanas de invierno.

Ingredientes

  • 2 kg manzanas verdes
  • 3 ramas canela
  • 150 g azúcar de coco
  • 150 ml sirope de arce
  • 1 cda jengibre rallado
  • 3 cdas ron
  • 1/2 litro agua

Elaboración

1.- Descorazona las manzanas, retira la piel y córtalas en pequeños trocitos. Transfiere a una cazuela e incorpora el resto de los ingredientes.

2.- Cuando comiencen a ablandarse baja la intensidad del fuego al mínimo, cubre con una tapadera dejando una pequeña apertura y cocina durante dos horas removiendo de vez en cuando hasta que la manzana se deshaga casi por completo.

3.- Conserva en tarros esterilizados dejando una pequeña ramita de canela dentro.

Y si quieres más ideas, no te pierdas…

Albóndigas de berenjenas horneadas

Pizza con masa de coliflor y verduras

Pisto manchego

Pastel salado de berenjena y calabacín

Tortitas de espinacas

Limones en conserva

Sopa de lentejas vegana con limón

Crema de calabacín

Crema de zanahoria y tomate

Lasaña vegetariana